Embarazo y Piernas hinchadas. Motivos y consejos

Las piernas hinchadas en el embarazo son definitivamente un síntoma clásico. Conforme avanzan los meses, se puede presentar la retención de líquidos en el embarazo. Esta se hace presente por lo general en los pies, en los tobillos y en las piernas, lo que provoca que se hinchen. Esto se denomina edema. En ocasiones, la cara y las manos también se hinchan. Es normal que se acumule algo de líquido durante el periodo gestacional, sobre todo, durante el tercer trimestre.

Son varios los motivos que provocan la retención de líquidos en el embarazo. Por un lado, son los propios cambios hormonales del momento en el que te encuentras, estos son los que favorecen la acumulación de líquido extra-celular y la permeabilidad de los vasos sanguíneos.

Por otro, debido al considerable tamaño de tu útero, se comprimirán algunos vasos sanguíneos, encargados de transportar la sangre de los miembros inferiores hasta el corazón y viceversa. Esto hará que se acumule líquido en los tejidos y se forme el llamado edema. Durante el embarazo, también aumenta el volumen sanguíneo, cuya presión también favorece la acumulación de líquido. A continuación, te contamos un poco más sobre la retención líquidos en las mujeres y todo lo que puedes hacer para aliviar tus piernas, tobillos y pies.

¿Cómo aliviar las piernas hinchadas en el embarazo?

remedios-embarazo-piernas-hinchadas

La primera medida que hay que tomar para impedir retener líquido durante el embarazo es controlar el peso y evitar la inmovilidad. Además, será importante que sigas los siguientes consejos:

  • Si pasas muchas horas de pie, haz lo posible por tomar descansos cada hora, sentándote con las piernas apoyadas a más altura que la cadera, para facilitar el retorno venoso.
  • Duerme y descansa con las piernas elevadas. Túmbate y eleva las piernas unos 15 centímetros, o apóyalas contra la pared. Cuando descanses, mantén esta posición alrededor de 20 minutos y notarás una gran mejora.
  • Evita usar calzado incómodo y calcetines que aprieten con la goma en la pantorrilla.
  • Beber agua, infusiones o zumos naturales también te ayudará a retener menos líquidos, ya que ayuda a depurar el organismo de toxinas. Otra forma de evitar la retención de liquidos es por medio de duchas frías. Los masajes con el agua de la ducha por las piernas son una maravilla, ya que tonifican y descomprimen la tensión de los vasos sanguíneos, favoreciendo la circulación de la sangre y reduciendo la hinchazón.
  • Trata de dormir sobre el lado izquierdo. Cuando lo hacemos boca arriba se provoca la compresión de la vena cava y entorpece el flujo sanguíneo de los miembros inferiores al corazón.
  • Evita la sal en los alimentos, huye de embutidos, ahumados, quesos y comidas preparadas que tengan alto contenido en sodio.
  • Haz ejercicio moderado para ayudar a mejorar la circulación sanguínea de las piernas hinchadas por el embarazo. Nadar, hacer yoga, caminar y hacer bici pueden ayudarte en este sentido y además mejora tu estado de ánimo.

Llevando a cabo estas recomendaciones, la hinchazón y dolor en tus piernas y tobillos debería mejorar. Si no es así, acude a tu médico para que valore tu estado y te indique cuál es la mejor solución para evitar algunas complicaciones.

Signos de alarma por la hinchazón

embarazada-retención-liquidos

Aunque, la hinchazón de piernas y tobillos por retención de líquidos embarazo es una condición frecuente y normal, hay que estar muy atentos si se producen síntomas adicionales como:

  • La hinchazón de piernas se produce de una forma muy brusca.
  • La hinchazón se traslada a la cara y/o la manos.
  • Ver y estar atenta, porque tengo una pierna mas gorda que la otra puede ser motivo para acudir al médico.
  • Siente un dolor muy intenso o molestias en la pantorrilla o el muslo.
  • Confusión, dificultad para respirar, alteraciones visuales, temblores, convulsiones, dolor abdominal repentino o cefalea repentina, todos ellos síntomas que pueden deberse a la preeclampsia.
  • Dolor torácico.

En caso de presentarse cualquiera de estos síntomas o que veas que tus piernas están rojas durante tu embarazo deberás acudir al médico para que te de las indicaciones necesarias, ya que las mujeres en gestación podemos sufrir preeclampsia, una condición que ocurre cuando la madre desarrolla hipertensión arterial después de la semana 20 de gestación. La preeclampsia afecta a entre el 5 y 8% de las embarazadas y puede tener consecuencias para el feto, es causa común de parto prematuro, por eso debe ser tratada cuanto antes. También es aconsejable acudir al médico para prevenir problemas graves como coágulos.

El médico preguntará acerca de la hinchazón, sobre otros síntomas y sobre el historial clínico de la mujer. A continuación, realizará una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa de la hinchazón y las pruebas que pueden ser necesarias.

Causas menos frecuentes de piernas hinchadas

embarazo-piernas-hinchadas

Con menos frecuencia, retener líquidos en el embarazo y tener piernas hinchadas es producto de un trastorno, aunque hay casos que puede producirse por:

Trombosis venosa profunda: Se forman trombos en las venas situadas en las regiones profundas del organismo, a menudo en las piernas. Durante el embarazo, el organismo produce más cantidad de las proteínas que ayudan a coagular la sangre (factores de coagulación), probablemente con la intención de evitar un sangrado excesivo durante el parto. Además, los cambios durante el embarazo provocan que la sangre se almacene en las venas, lo que constituye una condición favorable para la formación de trombos. Si un trombo se desprende, puede desplazarse por el torrente sanguíneo hasta los pulmones y bloquear el flujo de sangre allí. Esta obstrucción, denominada embolia pulmonar, es potencialmente mortal.

En el caso de la preeclampsia, los niveles de presión arterial y de proteína en la orina aumentan durante el embarazo. Puede haber retención de líquidos, que da lugar a hinchazón en la cara, en las manos o en los pies, así como aumento de peso. Si es grave, la preeclampsia puede dañar órganos como el cerebro, los riñones, los pulmones o el hígado, y causar trastornos en el bebé.

Por su parte, la miocardiopatía periparto causa dificultad respiratoria y fatiga, así como hinchazón por retener líquidos en el embarazo. Mientras que en la celulitis, las bacterias infectan la piel y los tejidos que se encuentran debajo de la piel, lo que a veces da lugar a hinchazón con enrojecimiento e hipersensibilidad. La celulitis aparece con más frecuencia en las piernas, aunque puede observarse en cualquier otra parte del cuerpo.

Deja un comentario